Para muchas personas el mundo relacionado con el vino es toda una pasión, y aunque muchos otros lo pasen por alto os aseguramos que conocer la historia del vino es muy útil. Así que si queréis saber todo sobre el vino seguid leyendo, porque os encontraréis con que saber de vinos es algo realmente interesante.

 

La historia del vino: desde el antiguo Egipto hasta nuestros días

El vino estaba ya presente en el antiguo Egipto, y a día de hoy, además de ser una de las bebidas más antiguas que se conocen, es también una de las más apreciadas. No se sabe a ciencia cierta cómo se empezó a elaborar, pero lo más probable es que haya sido por accidente. Puede que por alguna razón las uvas hubieran fermentado y alguna persona hubiera probado el caldo, surgiendo así el vino.

Durante la Edad Media la viticultura y la enología estuvieron en manos de los monjes cristianos, que mejoraron considerablemente el sistema de elaboración, y a medida que la burguesía fue creciendo, la calidad de los vinos mejoraba también. En España se comenzó a embotellar vino en el siglo XIX, siendo pionera la región de La Rioja, y desde entonces el proceso de innovación y elaboración del vino se ha ido modernizando hasta llegar a las maravillas de las que podemos disfrutar a día de hoy.

 

Todo sobre el vino: el arte de saber de vinos.

El mundo del vino es muy amplio, así que llegar a saber todo sobre el vino requiere cierto tiempo, pero sí que hay ciertos puntos clave que podemos conocer para saber de vinos de una forma general y así poder iniciarnos en este mundo.

 

La uva

La uva, por lo general, es incolora, y es el hollejo (la piel de la uva) la que da el color al vino en la fermentación. Por lo tanto, salvo algunas excepciones, las uvas negras son para el tinto, y las blancas para el blanco.

 

El vino

Los distintos tipos de vinos suelen distinguirse por su dulzor y su edad. Si nos fijamos en su edad, y en el tipo de crianza, podemos encontrarnos los siguientes tipos de vinos:

Jóvenes: vinos que se han obtenido en la misma campaña que indica el etiquetado.

Semicrianza: aquellos que han pasado un pequeño periodo de tiempo en recipientes de madera, en este caso se debe indicar el tiempo exacto.

Crianza: deben pasar 2 años de crianza, en los que por lo menos 6 meses hayan sido en barrica.

Reserva: en el caso de vinos blancos y rosados las condiciones serán las mismas que en los crianza. Por el contrario si son tintos deberán haber pasado por una crianza de 3 años, de los cuales uno de ellos haya sido en barrica.

Gran reserva: en el caso de vinos blancos y rosados, éstos pasarán por una crianza de 4 años, de los cuales 6 meses serán en barrica. En el caso de los tintos se necesitará una crianza de 5 años y un mínimo de 18 meses en barrica.

Hay que tener en cuenta que estas indicaciones pueden variar ligeramente dependiendo de la Denominación de Origen.

 

La cata

A la hora de catar un vino primero se trabaja la vista, después el olfato y por último el gusto.
La vista debe fijarse en el color, el volumen y el movimiento, por lo que es útil realizar la cata sobre una superficie blanca para que así los colores resalten más.

En la fase olfativa habrá tres etapas de percepción. La primera con la copa quieta, donde se encuentran los aromas de salida que informan sobre los métodos de crianza. En la segunda se agitará ligeramente la copa para así rescatar los aromas principales. Y por último, los aromas de fondo, que necesitan un poco más de tiempo para ser descubiertos. Finalmente el gusto nos permite saborear el vino en su plenitud.

 

Como veis el vino nunca deja de sorprender. Además es un tema que puede servir tanto para abrir una conversación como para participar en ella, ya que cada vez está más extendida la cultura del vino, así que no dudéis en aprender más sobre el vino, es otro conocimiento para añadir a nuestra cultura general.

Únete a nosotros en este camino,
contáctanos




Headquarters:
C/Hermanos Maristas,27 Tui 36700, Pontevedra

Pin It on Pinterest

Share This